martes, 8 de diciembre de 2009

EXTINCION DE LA BALLENA AZUL

EXTINCION DE LA BALLANA AZUL
PASO 1: DEFINIR EL PROBLEMA DE INFORMACION Y QUÉ SE NECESITA INDAGAR PARA RESOLVERLO.
1a:Plantear una pregunta inicial:
¿QUÉ ES LA EXTENCION DE LAS ESPECIES?
1b.-Analizar la pregunta inicial:
« La extinción es un problema que la biodiversidad sufre muy constantemente
« Esto amenaza a distintas especies, habitantes del planeta
« La extinción de una especie es un proceso evolutivo
« Los humanos hemos acelerado la extinción debido al aumento de la población
« La tasa goblal por extinción es de mas o menos 20.000 especies por año lo cual es un numero muy alto
« Las ballenas son animales de un muy gran tamaño y la Ballena Azul es la más grande de todos los animales ya que mide 30 metros de longitud
« Las ballenas se cazan porque se aprovecha todo por ejemplo: de su grasa se obtiene aceite y los huesos o su carne para la comida por esta razón, han sufrido una caza excesiva que ha llevado a muchas especies al borde de la extinción.
1c.-Construir un plan de investigación:
Ø Buscar información: (yahoo, google, prodigy, etc.)
Ø Comparar información en los diferentes sitios.
Ø Sintetizar la información.
Ø Crear la base de datos.
Ø Subrayar e insertar comentarios.(conceptos)
1d.- Formular preguntas secundarias:
T ¿Por qué se le considera a la ballena azul el animal mas grande?
T ¿Por qué se le considera un mamífero?
T ¿De que familia proviene?
T ¿De cuantos metros se han encontrado a las ballenas?
T ¿En donde viven?
T ¿Cuáles son las costumbres de las ballenas azules?
T ¿Cuánto llegan a vivir?
T ¿Qué tipo de alimentación llevan?
T ¿En que año las declararon bajo protección oficial?
1f.- Evaluación del paso 1
PASO 2: BUSCAR Y EVALUAR FUENTES DE INFORMACIÓN.
2b.-Acceder a las fuentes de información seleccionadas.
2c.-Evaluar las fuentes encontradas.
2d.- Evaluación del paso 2
PASO 3: ANALIZAR LA INFORMACION.
3a.-Elegir la informacion mas adecuada para resolver las preguntas secundarias.
3b.-Leer, entender, comparar., y evaluar la informacionseleccionada.
3c.-Responder las preguntas secundarias.
3d.-Evaluacion paso 3
PASO 4: SINTETIZAR LA INFORMACION Y UTILIZARLA.
4a.-Resolver la pregunta inicial.
4b.-Elaborar un producto concreto:
Ballena Azul
Las Ballenas son mamíferos acuáticos y vienen de la familia de los Cetáceos. Otros Cetáceos son los delfines, las marsopas y los cachalotes.
Las ballenas son animales de un muy gran tamaño y la Ballena Azul es la más grande de todos los animales ya que mide 30 metros de longitud.
Las ballenas tienen la piel lisa y tienen debajo de ella una capa de grasa como si fuera ropa térmica. Las ballenas pueden nadar gracias a su aleta caudal que está puesta horizontalmente. No tienen dientes y su boca en lugar de dientes tiene unas láminas o barbas, con las cuales puede filtrar el plancton o el krill.
Las ballenas se cazan porque se aprovecha todo por ejemplo: de su grasa se obtiene aceite y los huesos o su carne para la comida por esta razón, han sufrido una caza excesiva que ha llevado a muchas especies al borde de la extinción.
Una de las ballenas que están en peligro de extinción en América y en Asia es la Ballena Azul.
Se han encontrado ballenas azules de hasta 33 metros de longitud y su peso de 190 toneladas, pero normalmente son de 25 metros de longitud. Las ballenas azules hembras son un poquito más grandes que los machos. La Ballena Azul, como su nombre lo dice, es azul pero su panza o vientre grisáceo o amarillento. Esta ballena es fácil de confundir con la Ballena Rorcual ya que es muy parecida, en su forma pero es diferente en tamaño y su color de piel es de un gris oscuro o negro.
El rorcual azul (nombre científico Balaenoptera musculus), más conocido como ballena azul (aunque realmente es un rorcual, pues la denominación «ballena» sólo se aplica a la familia Balaenidae), es una especie de cetáceo misticeto de la familia Balaenopteridae. La ballena azul mide entre 24 y 27 m de longitud y pesa entre 100 y 120 t,[2] aunque hay registros de ejemplares de más de 30 m de longitud y más de 170 t de peso, lo que la convierten en el mayor animal existente en la actualidad y también en el mayor que haya existido nunca en la Tierra. Largo y estilizado, el cuerpo de este mamífero marino es de color gris azulado a lo largo del dorso y algo más claro en la zona ventral. Existen al menos tres subespecies distintas: B. m musculus del Atlántico Norte y Pacífico Norte, B. m. intermedia del océano Antártico y la B. m. brevicauda (también conocida como ballena azul pigmea) que se encuentra en el Índico y en el Pacífico Sur. Existen dudas sobre la atribución como una cuarta subespecie de la B. m. indica, que también se encuentra en el océano Índico. Como otras ballenas barbadas, su dieta consiste principalmente en pequeños crustáceos conocidos como krill.
Las ballenas azules eran abundantes en casi todos los océanos hasta comienzos del siglo XX. Durante más de 40 años fueron cazadas hasta casi su extinción, lo que obligó a su protección por la comunidad internacional en 1966.[6] Un informe de 2002 estimó su número entre 5.000 y 12.000 ballenas azules en todo el mundo, localizadas en al menos cinco grupos, aunque una investigación más reciente sobre la subespecie pigmea sugieren que estos datos pueden ser una subestimación. Antes del comienzo de la caza comercial de ballenas, la población más numerosa era la de la Antártida, con alrededor de 239.000 ejemplares (entre 202.000 y 311.000). Actualmente sólo quedan concentraciones mucho menores (de alrededor de 2.000 individuos) en el Pacífico nororiental, Antártico e Índico. Hay dos grupos más en el Atlántico Norte y por lo menos dos en el Hemisferio Sur.
Descripción y comportamiento
La ballena azul tiene un cuerpo largo y esbelto que parece delgado en comparación con la constitución más rechoncha de otras ballenas. La cabeza es grande (abarca aproximadamente un cuarto de su cuerpo), plana y en forma de «U», con una cresta que va desde los espiráculos hasta el extremo anterior del rostro. La parte frontal de la boca es gruesa con entre 300 y 400 barbas a cada uno de sus lados, cada barba con una longitud de alrededor de un metro, y que cuelgan de la mandíbula superior, son particularmente anchas (50 cm) en proporción a su longitud. La ballena azul tiene entre 55 y 88 surcos (llamados pliegues ventrales) a lo largo de la garganta y paralelos al cuerpo. Estos pliegues ayudan a la evacuación del agua de la boca después de sus «embestidas» para alimentarse. La aleta dorsal (sólo visible brevemente durante la secuencia de sumersión) está situada al inicio del último cuarto del cuerpo y es pequeña y de forma variable (triangular, redondeada, ligeramente falcada o apenas una pequeña protuberancia). Cuando sale a la superficie para respirar, la ballena azul saca su espalda y el espiráculo fuera del agua en mayor medida que otras grandes ballenas como el rorcual común o el rorcual boreal. Esta característica puede ser utilizada por los observadores para diferenciarla de estas especies en alta mar. Antes de iniciar una maniobra para sumergirse a gran profundidad, suelen sacar su aleta caudal fuera del agua. Cuando respira en la superficie, la ballena emite un denso y espectacular chorro de agua que puede alcanzar una altura de entre 6 y 12 m, (generalmente en torno a los 9 m) que puede ser visto desde una gran distancia en un día de mar tranquilo. Su capacidad pulmonar es de 5.000 litros. Las ballenas azules tienen un espiráculo doble, protegido anterior y lateralmente por una prominencia mayor que en los demás rorcuales.
Las aletas pectorales tienen forma puntiaguda y una longitud de tres o cuatro metros, con la parte superior de color gris con un fino borde de color blanco y el lado inferior de color blanco. La cabeza y la aleta caudal son por lo general uniformemente grises. La parte superior de la ballena, y a veces las aletas, son habitualmente moteadas en un grado que varía considerablemente de un individuo a otro y así unas pueden tener un color uniforme gris pizarra por todo el cuerpo, pero otras muestran una variación considerable de azul oscuro, gris y negro, todas con pequeñas manchas a lo largo de todo el cuerpo. Su vientre muchas veces tiene un color grisáceo o amarillento, debido al roce de las ballenas con microorganismos llamados diatomeas en las frías aguas del Antártico, el Pacífico Norte y el Atlántico Norte.
Las ballenas azules pueden alcanzar velocidades cercanas a los 50 km/h (27 nudos) cuando se sienten amenazadas, aunque su velocidad habitual de desplazamiento es de 22 km/h (12 nudos).Mientras se alimentan, su velocidad oscila entre 2 y 6,5 km/h (1 — 3,5 nudos).
Las ballenas azules comúnmente viven solas o en pareja, aunque se pueden observar grupos de hasta 7 individuos; donde hay grandes concentraciones de alimento se han registrado hasta 60 ejemplares reunidos en una misma zona. Sin embargo la ballena azul no forma los grandes grupos que se observan en otras especies de ballenas. Determinando el género por el análisis de su ADN, un estudio constató que las parejas de ballenas azules adultas están formadas por lo general por un macho y una hembra y a menudo han sido vistas juntas durante un largo período de tiempo, aunque también se ha constatado que algunos machos se han emparejado con hembras diferentes en distintos momentos.
Tamaño
Debido a su impresionante tamaño, las ballenas azules son difíciles de pesar. La mayoría de las ballenas capturadas por barcos balleneros no eran pesadas enteras, sino que primero se cortaban en piezas más manejables. Esto causó una subestimación del peso total de las ballenas debido a la pérdida de sangre y otros fluidos. Aún teniendo en cuenta lo anterior, una ballena adulta puede medir entre 24 y 27 metros de longitud y pesar entre 100 y 120 toneladas.
La mayor ballena azul de la que se tiene constancia medía 33,6 m y la mayor longitud validada científicamente fue de 29,9 m. La de mayor peso fue una hembra capturada en las Georgias del Sur en 1947, que pesó 173 toneladas. Las ballenas del Hemisferio Sur son generalmente mayores que las del Norte y las hembras son mayores que los machos.
La ballena azul está considerada como el animal más grande que haya existido nunca en la Tierra. El mayor dinosaurio conocido de la era Mesozoica fue el Argentinosaurus, que se estima que pesaba hasta 90 toneladas, aunque una polémica vértebra de Amphicoelias fragillimus podría indicar un animal de hasta 122 toneladas y 40–60 metros; el pez extinto Leedsichthys puede haberse acercado a su tamaño. Aún teniendo en cuenta la dificultad de encontrar fósiles completos y que su peso sólo puede estimarse, todos estos animales serían más pequeños que la ballena azul.
La
lengua de una ballena azul pesa aproximadamente 2,7 toneladas, y, cuando está totalmente abierta, su boca es lo suficientemente grande como para contener hasta 90 toneladas de comida y agua. Sin embargo, a pesar del tamaño de su boca, las dimensiones de su garganta son tales que una ballena azul no puede tragar objetos más grandes que una pelota de playa. Su corazón pesa 600 kilogramos y es el más grande conocido en cualquier animal. La aorta de una ballena azul tiene aproximadamente 23 cm de diámetro. Ya al nacer las crías miden entre 7 y 8 m y pesan hasta 2.700 kg (lo mismo que un hipopótamo adulto).
Ciclo vital
La época de apareamiento comienza a finales de otoño y continúa hasta el final del invierno. Poco se sabe sobre el comportamiento de acoplamiento o lugares de cría. Las hembras generalmente dan a luz una vez cada dos a tres años a principios de invierno tras de un
periodo de gestación de diez a doce meses. La cría pesa casi 3 toneladas y mide alrededor de 7-8 m de longitud. Los ballenatos beben unos 380 litros de leche al día y aumentan unos 90 kg de peso también cada día. El destete ocurre aproximadamente a los 8 meses de edad; en ese momento la cría ya ha doblado su longitud. La madurez sexual de los machos se produce aproximadamente a los cinco años de edad, cuando miden en torno a 20-21 m y la de las hembras cuando miden de 21-23 m, también a los cinco años. La madurez física de los machos en el Hemisferio Norte se produce cuando alcanzan los 24 m de longitud, mientras que las hembras la alcanzan a los 25 m. Los científicos estiman que las ballenas azules pueden vivir hasta 80 años o más.
Los varamientos en la costa de ballenas azules son muy poco comunes, y, debido a la estructura social de la especie, las varadas masivas son realmente insólitas, por ello, cuando se produce algún varamiento se convierte en foco del interés público. En 1920, una ballena azul encalló cerca de Bragar (
isla de Lewis) en las Hébridas Exteriores de Escocia. Un barco ballenero le clavó un arpón en la cabeza, pero éste no llegó a explotar y la ballena acabó en la costa. Dos de los huesos de la ballena fueron erigidos en Lewis y permanecen como atracción turística.
Población y caza
Las ballenas azules son unos animales difíciles de capturar o matar. Su tamaño, velocidad y fuerza hacían que raramente estuvieran en el punto de mira de los primeros barcos balleneros, que tenían como objetivos principales a los
cachalotes y a las ballenas francas. En 1864 el noruego Svend Foyn equipó un barco de vapor con arpones expresamente diseñados para la caza de grandes ballenas. Aunque inicialmente eran de difícil manejo y tenían un bajo porcentaje de éxito, Foyn perfeccionó el cañón arponero y pronto varias estaciones de caza de ballenas se establecieron en las costas de Finnmark, al norte de Noruega. A causa de disputas con los pescadores locales, la última estación de caza de ballenas en Finnmark fue cerrada en 1904.
Pronto comenzó la caza de ballenas azules en
Islandia (1883), las islas Feroe (1894), la isla de Terranova (1898), Spitsbergen (1903) y las islas Georgias y Sandwich del Sur (1904-1905). Tras la introducción de buques factoría a vapor con rampas a popa en 1925, el número de ballenas azules (y ballenas en general) cazadas anualmente aumentó de forma drástica. Entre 1930 y 1931 estos barcos cazaron 29.400 ballenas azules sólo en la región antártica. Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial su población había sido considerablemente mermada y en 1946 se introdujeron las primeras cuotas que restringían el comercio internacional de ballenas, aunque resultaron ineficaces debido a que no contemplaban una diferenciación entre especies. Así, las especies más escasas podrían ser cazadas en la misma medida que aquellas que contaban con una población relativamente abundante. La caza de la ballena azul fue prohibida en los años 1960 por la Comisión Ballenera Internacional, y se detuvo la caza ilegal de ballenas por parte de la URSS en los años 1970, tiempo durante el cual 330.000 ballenas azules habían sido cazadas en la región antártica, 33.000 en el resto del Hemisferio Sur, 8.200 en el Pacífico Norte y 7.000 en el Atlántico Norte. El grupo original más numeroso, el de la región antártica, quedó reducido al 0,15% de su población inicial.
Los barcos balleneros habían llevado a la ballena azul casi a su extinción, pero en vez de capturar menos ejemplares durante un período de tiempo mayor, los balleneros continuaron mermando su población. En retrospectiva, si la industria ballenera hubiera admitido la supervisión y regulación por parte de biólogos marítimos, más ballenas podrían haber estado comercialmente disponibles, aunque en un período de tiempo más largo. La dinámica demográfica implicada en la caza de mamíferos marinos que alcanzan edades avanzadas es completamente diferente de aquellas implicadas en la captura de peces con períodos vitales más cortos. Debido a los períodos más largos de reproducción (gestación de un año) y camadas de menor tamaño (una o dos crías), las poblaciones de ballenas se recuperan mucho más despacio que las poblaciones de animales más pequeños, que tienden a invertir menos tiempo y recursos en los individuos más jóvenes.
Población y distribución actual
Desde el establecimiento de la prohibición de caza de ballenas, los estudios han fracasado a la hora de averiguar si el nivel global de conservación de la especie aumenta o permanece estable. En la región antártica, las estimaciones más optimistas muestran un significativo incremento del 7,3% anual desde la finalización de la caza ilegal de la Unión Soviética, aunque su número todavía permanece en menos del 1% de los niveles anteriores a su caza comercial.
También se ha sugerido que las poblaciones islandesas y californianas aumentan, pero estos incrementos no son estadísticamente significativos. Se calculó que la población mundial total estaba entre 5.000 y 12.000 ejemplares en 2002, aunque con niveles altos de incertidumbre en las estimaciones disponibles para muchas áreas.La ballena azul figura como «en peligro» (EN: Endangered) en la Lista Roja de la UICN de especies amenazadas (y ha sido así desde la creación de la lista). En el caso de la ballena azul antártica (B. m. intermedia), la de mayor tamaño, su situación es todavía peor y está calificada en la Lista Roja de la UICN como «en peligro crítico» (CR: Critically Endangered También figura en el Apéndice I (especies amenazadas de extinción) del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Salvaje Amenazadas (CITES). La mayor concentración conocida de la especie, con unos 2.000 individuos, es la población del Pacífico Nordeste de la ballena azul del norte (B. m. musculus) subespecie que se extiende desde Alaska a Costa Rica, pero que se avista generalmente en California durante el verano. A veces esta población se desvía al océano Pacífico Noroeste y se han registrado avistamientos poco frecuentes entre la península de Kamchatka y el extremo norte de Japón.
En el
Atlántico Norte se han localizado dos grupos de la subespecie B. m. musculus. El primero se encuentra en Groenlandia, Terranova y Labrador, Nueva Escocia y el golfo de San Lorenzo, con unos 500 ejemplares. El segundo (el grupo más al Este fue descubierto en las Azores en primavera y en Islandia en julio y agosto) se supone que siguen la Dorsal mesoatlántica entre las dos islas volcánicas. Más allá de Islandia, las ballenas azules han sido descubiertas tan al norte como Spitsbergen y Jan Mayen, aunque tales observaciones sean escasas. Los científicos desconocen donde pasan las ballenas los inviernos. Se estima que la población total del Atlántico Norte está entre 600 y 1.500 individuos.
En el
Hemisferio Sur, parece haber dos subespecies distintas, B. m. intermedia, la ballena azul antártica y la poco estudiada ballena azul pigmea, B. m. brevicauda, que se encuentra en aguas del océano Índico. Investigaciones recientes (mediados de 1998) proporcionaron una estimación de 2.280 ballenas azules en el Antártico, de las cuales menos del 1% probablemente fueran ballenas azules pigmeas. Las estimaciones de un trabajo realizado en 1996 daban como resultado 424 ballenas pigmeas sólo en una pequeña área al sur de Madagascar, por lo que es probable que los ejemplares en el todo el océano Índico sean varios millares. Si esto es cierto, las poblaciones globales serían más altas que las dadas por los pronósticos iniciales.
Una cuarta subespecie, la B. m. indica, fue descrita por Blyth en 1859 en el océano Índico Norte, pero las dificultades en la identificación de rasgos distintivos de esta subespecie hacen de ella un sinónimo de la B. m. brevicauda, la ballena azul pigmea. Parece que los registros de las capturas soviéticas indican que el tamaño de las hembras adultas está más próximo al de las ballenas pigmeas que al de la B. m. musculus, aunque las poblaciones de B. m. indica y B. m. brevicauda parecen ser distintas y las temporadas de cría difieren en casi seis meses.
Las rutas migratorias de estas subespecies todavía no son bien conocidas. Por ejemplo, existen registros de ballenas pigmeas en el Índico Norte (Omán, Maldivas, Sri Lanka) donde puede que formen una población residente. Por otra parte, la población de ballenas azules que se encuentra en Chile y Perú también puede ser una población distinta. Algunas ballenas azules antárticas se acercan a la costa este del Atlántico Sur en invierno, y de vez en cuando sus vocalizaciones son oídas en Perú, Australia Occidental y en el océano Índico Norte. En Chile, el Centro de Conservación de Cetáceos, con el apoyo de la Armada chilena, emprendió importantes trabajos de investigación y conservación y trabajan en el estudio de una concentración de ejemplares alimentándose recientemente descubierta en las costas de la isla Chiloe en un área llamada golfo del Corcovado donde se han llegado a avistar 326 animales cerca de la costa en el verano de 2007.
Esfuerzos para realizar cálculos más precisos de la población de ballena azul se están llevando a cabo por científicos de la Universidad de Duke, quiénes mantienen el OBIS-SEAMAP, Ocean Biogeographic Information System - Spatial Ecological Analysis of Megavertebrate Populations (Sistema de Información Biogeográfica Oceánica - Análisis Ecológico Espacial de Poblaciones de Megavertebrados), una recopilación de datos de mamíferos marinos de aproximadamente 130 fuente
Otras amenazas
Debido a su enorme tamaño, fuerza y velocidad, las ballenas azules adultas no tienen prácticamente ningún depredador natural. El único animal del que se tiene conocimiento es la orca. Existen informes documentados de ataques de estos animales, como un estudio que mostraba que en el mar de Cortés no menos del 25% de ballenas azules adultas tenían cicatrices resultado del ataque de orcas y la muerte de una ballena en Baja California víctima de su ataque, así como un reportaje en la revista National Geographic de una ballena azul atacada por orcas donde, aunque las orcas fueron incapaces de matar al animal durante su ataque, la ballena sufrió importantes y numerosas heridas y probablemente murió a consecuencia de ellas poco después del ataque. Sin embargo, aunque está demostrado que las orcas atacan y pueden matar una ballena azul, el índice de mortalidad debido a estos ataques se desconoce.
Las ballenas azules pueden ser heridas, a veces fatalmente, a causa de choques con buques de gran tamaño en alta mar y también al quedar enredadas o atrapadas en
redes de pesca. El continuo aumento del ruido ambiente producido por el ser humano en el océano, incluido el sonar, ahoga las vocalizaciones producidas por las ballenas, dificultando su comunicación. Las amenazas humanas para la potencial recuperación de la población de la ballena azul también incluyen la acumulación de bifenilos policlorados (PCB) y otros productos químicos que ingieren al alimentarse y que se transmiten a las crías a través de la leche materna.
El calentamiento global hace que glaciares y permafrost se derritan rápidamente, lo que conlleva un gran incremento en la cantidad de agua dulce en los océanos y existe el riesgo de alcanzar un punto crítico en ese incremento que pueda llevar a una perturbación en la circulación termohalina. Como la mayor parte de los cetáceos las ballenas azules son migratorias y pasan el verano en latitudes altas, más frías, donde se alimentan en aguas con abundancia de krill; en invierno se trasladan a latitudes bajas, más cálidas, donde se aparean y dan a luz. Teniendo en cuenta que los modelos migratorios de la ballena azul están basados en la temperatura del océano, un cambio en esta circulación que desplaza el agua caliente y fría alrededor del mundo probablemente tendría efectos en su migración. El cambio de la temperatura del océano también afectaría al suministro de comida de la ballena azul, pues el calentamiento provocaría una disminución en los niveles de salinidad que causarían un cambio significativo en situación y abundancia del kril.
4c.-Comunicar los resultados de la investigacion
4d.-Evaluacion del paso 4 y del proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada